Carlín y una extraña facilidad para ganarse pleitos en muy poco tiempo

ENRIQUE VERA
Redacción Online

Una semana antes del estreno de “La noche es mía”, Carlos Carlín aseguraba que lo suyo iba a estar entre lo informativo, el humor y, sobre todo, exento de todo tipo de maltratos o puyas. Incluso, añadió que asistía a una competencia con “gente amiga”, en relación a Rosa María Palacios y Aldo Miyashiro, y que no entendía acerca de contiendas entre conductores. Dijo que esto no iba con él y que prefería relajarse haciendo su show. Pero, en apenas un mes, algo extraño sucedió con el ex Pataclaun.

1. EL FACTOR CORBACHO
A la auspiciosa vorágine de promociones y anuncios del programa le sobrevino, de pronto, la irrupción de un actor inesperado. En el set principal de Frecuencia Latina se contaban las horas para que los reflectores de “La noche es mía” se enciendan, cuando Luis Corbacho, entonces enfrascado en un sinfín de embestidas contra Jaime Bayly, ‘posteó’ que había rechazado conceder una entrevista para el programa en cuestión.

El Carlín que prefería relajarse se apuró entonces en desmentir al argentino y lo alentó a “traer alfajores” en caso llegue al Perú. Además, lo calificó de ‘figuretti’ y cincuenta y cinco mil veces menos entrevistable que Bayly. Se apuró. Un día después, con el estreno encima, el reportero César Pereira confirmó a elcomercio.pe que intentó obtener la palabra de Corbacho, pero ello no se concretó.

Aún antes de su primera emisión al aire (muy exitosa en sintonía), el programa nocturno estelar de Canal 2 ya estaba marcado por un primer escollo.

2. DON ‘FELIPE MANTEQUILLAS’
El segundo round Carlín lo libra hasta ahora, pero no tanto por su genuina intención. En la edición correspondiente al jueves 24 de febrero de la revista “Ellos & Ellas”, su ex partner en “Pataclaun” Gonzalo Torres respondió, como parte de una entrevista ping pong, que uno de sus más fuertes deseos era ‘chapar’ con Carlín frente a la casa de Phillip Butters. Esto, en medio de una fuerte coyuntura en contra del periodista, quien había expresado su rechazo a la sobreexposición de besos entre homosexuales.

Butters no tardó en prender la mecha. Amenazó a la dupla con “romperle el alma” si lo provocaban o atentaban contra el respeto a su familia y desde su lado, Carlín, lejos de amilanarse, siguió la prédica del otro nariz roja: “Qué feo estas amenazas, pero igual quiero decirte que quiero chapar contigo”. Y no paró hasta que, valiéndose de un muñeco tamaño natural, al cual bautizó (o españolizó) como “Felipe Mantequillas”, concretó el encuentro del tercer tipo.

Luego, en una charla vía Skype, y nuevamente con la complicidad de “Gonzalete”, Carlín representó un beso gay, en las “narices” de “Felipe Mantequillas”, ante un auditorio que se deshizo en carcajadas. Para luego arrojar por los aires al maniquí adornado bajo el rostro de Butters.

Fuentes de elcomercio.pe afirmaron que, al día siguiente, Phillip Butters, no de buen ánimo, esperó en los pasillos de Radio Capital al conductor de “La noche es mía”, pero este, con gran fortuna o buenos informantes, no se lo llegó a cruzar.

3. “LA “MEZCLA” NO ENTENDIDA”
Una entrevista precisamente en torno al desencuentro anterior desencadenó otra rivalidad para Carlín. Este declaraba a un medio local acerca de una presunta “guerra santa” que Phillip Butters quería imponer en contra de la comunidad gays, cuando a la primera vuelta de página refirió sin reparos que no veía como una competencia a “Enemigos Públicos”, programa que se emite vía Panamericana TV a la misma hora que el suyo. Y no solo ello, sino que el espacio a cargo de Aldo Miyashiro era “una mezcla de “Al fondo hay sitio” con “Magaly TeVe”“, y en tal sentido lo dejaba “confundido”.

A diferencia de la polémica que motivó una serie de parodias a “Felipe Mantequillas”, aquí el ex “Pataclaun” no volvió a emitir otro comentario similar, luego de que Miyashiro, con más frontalidad que satirismo, advirtió con hacerlo “gozar” cuando se molesta en caso exista una próxima provocación. Le replicó también que si se trataba de mezclas o copias, “La noche es mía” era producto de una combustión entre el desparecido “Enemigos Íntimos” y “Enemigos Públicos”. “Soy bueno, pero no huevón, ahora vamos a ver de qué estamos hechos los hombres”, le dijo el “Chino”.

4. DUELO DE LOS CARLOS
Sucedió el pasado viernes por la tarde. Fuentes de Canal 2 alertaron que Carlín pegó el grito en el cielo al conocer que la dupla humorística de Frecuencia Latina, Carlos Álvarez y Jorge Benavides, habían concluido las grabaciones de un sketch en que se parodiaba la riña verbal, fresca, entre el conductor de “La noche es mía” y Aldo Miyashiro. Para Carlín, la caracterización de “Carlos Gancín” lo dejaba mal parado, por lo que habría amenazado con renunciar en caso el video se emita.

A esto, Álvarez respondió con la misma advertencia. Confió en que los directivos del canal de San Felipe consideren pasar el sketch el sábado pasado y así tampoco darle pie a dimitir. No fue así, pero cuando todo hacía suponer que la salida del cómico era inminente, un anuncio llegado desde su Facebook parece aliviar los corazones de quienes cada noche de sábado se parten a carcajadas con sus imitaciones y las de JB: “Esta semana el sketch no sale. Según el departamento de relaciones institucionales del canal, sale la próxima [esta] semana. Esperemos a ver qué sucede”.

Si algo caracterizó a Carlos Carlín, eso fue el humor que hizo que muchos peruanos riéramos con sus ocurrencias de fino y talentoso artista. Y ese activo era, precisamente, lo que suponíamos plasmaría en pantalla. Pero no ha sido así. Muchas peleas en poco tiempo reflejan que, como ya escribimos al inicio de esta nota, algo extraño sucedió con el ex Pataclaun.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *