El Papa: Aborto no resuelve nada ya que mata niños y destruye mujeres


VATICANO, 26 Feb. 11 / 10:15 am (ACI/EWTN Noticias)

Al recibir este mediodía (hora local) a los participantes de la asamblea general de la Pontificia Academia para la Vida, el Papa Benedicto XVI señaló que el aborto no resuelve nada, al contrario, mata a un niño, destruye a la mujer, enceguece la conciencia del padre de la criatura y arruina a la familia.

En su discurso en la Sala Clementina de Vaticano, el Papa explicó que el síndrome post aborto, uno de los temas de la asamblea, es esa “grave perturbación psíquica experimentada frecuentemente por las mujeres que se han sometido al aborto voluntario” que “revela la voz insuprimible de la conciencia moral y la herida gravísima que esta sufre toda vez que la acción humana traiciona la innata vocación al bien del ser humano, que ella testimonia”

Con el aborto, la conciencia moral se ve ofuscada, pero nunca deja de ser “aquel juicio de la razón mediante el cual la persona humana reconoce la calidad moral de un acto concreto” cuya tarea es “discernir el bien del mal en las diversas situaciones de la existencia, para que, en base a este juicio, el ser humano pueda libremente orientarse al bien”.

Benedicto XVI dijo luego que “a quienes quieren negar la existencia de la conciencia moral en el hombre, reduciendo su voz al resultado de condicionamientos externos o a un fenómeno puramente emotivo, es importante señalarles que la calidad moral del actuar humano no es un valor extrínseco u opcional ni tampoco una prerrogativa de los cristianos o creyentes, sino algo común a todo ser humano”.

“En la conciencia moral Dios habla a cada uno e invita a defender la vida humana en todo momento. En esta relación personal con el Creador está la dignidad profunda de la conciencia moral y la razón de su inviolabilidad”.

El Papa recordó también que “cuando el hombre rechaza la verdad y el bien que el Creador le propone, Dios no lo abandona, sino que a través de la voz de la conciencia, sigue buscándolo y hablándole, para que reconozca el error y se abra a la misericordia divina capaz de sanar cualquier herida”.

Benedicto XVI se refirió luego a los médicos, que tienen la “grave tarea de defender del engaño la conciencia moral de muchas mujeres que creen encontrar en el aborto la solución a dificultades familiares, económicas, sociales o problemas de salud de su niño”.

“Especialmente en esta última situación, la mujer es con frecuencia convencida, a veces por los mismos médicos, de que el aborto representa no solo una opción moralmente lícita, sino incluso un necesario acto ‘terapéutico’ para evitar sufrimientos al niño y su familia, así como un ‘injusto’ peso para la sociedad”.

Sobre este tema el Santo Padre precisó que “en un entorno cultural caracterizado por el eclipse del sentido de la vida, en el que está muy atenuada la percepción común de la gravedad moral del aborto y de otras formas de atentados contra la vida humana, se pide a los médicos una especial fortaleza para seguir afirmando que el aborto no resuelve nada, sino que mata al niño, destruye a la mujer y enceguece la conciencia del padre del niño, arruinando, con frecuencia, la vida familiar”.

“Esa tarea, sin embargo, no corresponde solo a la profesión médica y al personal de la salud. Es necesario que toda la sociedad se ponga a la defensa del derecho a la vida del concebido y del verdadero bien de la mujer, que nunca, en ninguna circunstancia, podrá encontrar realización alguna en la elección del aborto”.

En ese sentido el Papa recordó la urgencia de ayudar a las mujeres que han pasado por la tragedia del aborto y se refirió al llamado a la reconciliación con Dios que les hizo en la encíclica Evangelium vitae el Papa Juan Pablo II: una exhortación a dirigirse al Padre “y a su misericordia para encontrar perdón y paz en el sacramento de la confesión; así como confiarle con esperanza a vuestro niño”.

Benedicto XVI también se refirió al segundo tema de la asamblea, los bancos de cordones umbilicales, alentó estas iniciativas solidarias y resaltó la validez ética de estos trabajos, especialmente en el campo de las células estaminales para evitar la eliminación de embriones humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *